Sistema de Retención Infantil

La evolución de la tecnología y la información disponible sobre lesiones en accidentes de circulación han inspirado la nueva normativa i-Size (ECE R129) dando lugar a sillas de coche más seguras, adaptadas y fáciles de instalar.

El Reglamento de Circulación establece que los niños deben viajar en una silla homologada y adecuada a su talla y peso.

En la actualidad existen dos homologaciones diferentes que conviven: la normativa ECE R44/04 que está en vías de desaparición y la novedosa R129 (también conocida como i-Size) que es la que la está sustituyendo. El objetivo de esta nueva normativa es hacer las sillas más seguras, al mismo tiempo que se consigue una mejor adaptación al niño y que la instalación sea más cómoda y sencilla evitando errores. Mientras que una silla R44/04 puede tener comportamientos muy diferentes en caso de accidente, una i-Size garantiza, a la vista de las pruebas superadas, un grado de desempeño mejor.

En concreto, i-Size introduce los siguientes avances:

1.- Protección en impacto lateral certificada

Esta prueba de impacto va destinada a mejorar la protección de la cabeza, el cuello y en general todo el cuerpo del bebé y el niño. La investigación demuestra que:

 “los impactos laterales son aproximadamente dos veces más fatales que los impactos frontales”

Fuente: Umtri Research Review

En efecto, en los niños más pequeños, el violento movimiento de la cabeza dentro de la silla causaba lesiones cervicales muy graves. También en los casos de alzador sin respaldo, la cabeza quedaba desprotegida con lo que en caso de choque lateral impactaba directamente contra el marco de la ventana.

I-Spin SafeTM


2.- Más tiempo a contramarcha

La norma es mantener a los niños en contra de la marcha hasta como mínimo los 15 meses, aunque se aconseja mantenerlos hasta los 4 años, edad en la que su cabeza ha perdido peso en comparación con el cuerpo, su cuello se ha fortalecido y los hombros pueden soportar el cinturón de seguridad del coche.

Si a un bebé lo colocamos a favor de la marcha y lo sujetamos con arneses, en caso de choque su cabeza va a salir despedida con mucha fuerza pudiéndose generar gravísimas lesiones.

3.- Dummies más sensibles

Los dummies utilizados para las pruebas son de la serie Q, mucho más avanzada e incorpora más sensores multidireccionales en cabeza, cuello, espalda y pelvis. Los dummies P, utilizados en las homologaciones R44/04, sólo incorporan un sensor unidireccional en el pecho.

4.- Instalación más segura

Las sillas con ISOFIX garantizan que la silla se encuentra siempre bien instalada en el vehículo, y ello es lo que garantiza una mayor seguridad. Por ello i-Size incorpora siempre que es posible el sistema ISOFIX y además, los coches deberán montar obligatoriamente el anclaje para Top Tether y reforzar el suelo para que pueda soportar la pata de apoyo si instalamos una silla que disponga de ella.

5.- La silla se adapta mejor al niño

Para evitar errores, con i-Size todas las medidas están estandarizadas y las sillas se diseñan para poder dar cabida a un niño que se encuentre entre el percentil 5 y el 95, es decir mucho mayor o menor de lo que correspondería a su edad.

 

6.- Cualquier silla i-Size se debe poder instalar en un coche i-Size

De este modo, se eliminan las listas de compatibilidad y consecuentemente los errores en la elección de la silla.  Con una silla i-Size y un coche i-Size el ajuste es siempre correcto, si bien las sillas i-Size pueden instalarse en la práctica totalidad de coches que tienen Isofix.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.